Toda pareja que desee integrar una familia pensará en hacerlo con sus propios óvulos y espermatozoides, lamentablemente no siempre será posible hacerlo así. En ocasiones habrá que recurrir a banco de esperma o de óvulos.

Esto, es una decisión muy difícil para la pareja, de hecho, es el último recurso de aquellas parejas que ya agotaron todas las posibilidades médicas posibles, y es también un escalón antes de iniciar un proceso de adopción.

Existen factores y condiciones en el hombre, que pueden orillarnos a recomendar esta alternativa:

Por no haber podido obtener espermatozoides propios.
Cuando la muestra espermática del varón está en malas condiciones.
Por disfunciones sexuales en el hombre, que no mejorarán con tratamiento.
Por enfermedades crónicas que pueden dañar la función reproductiva.
Por enfermedades genéticas o infecciosas.
Cuando se trata de una mujer sin pareja o una pareja de mujeres.

El objetivo de un banco de semen es ayudar a la pareja a lograr un embarazo, los donadores son anónimos y se realizan altos estándares de salud para elegir a los donadores.

Para muchas parejas, seleccionar una muestra espermáticas suele generar digamos cierta polémica, por la sensación de diseñar un bebé por catalogo, pero es muy importante para la pareja, no perder de vista, que el nacimiento es en muchos sentidos un milagro, y que el nacimiento de un bebé, está condicionado a las características y genéticas de nuestro propio organismo.

El banco de esperma puede incluso ser una alternativa para las parejas de un mismo sexo que desean ser padres, con la seguridad de obtener una muestra de calidad.

Una vez que el esperma es transferido al útero, debemos recordar, que el resto depende del organismo, y que el desarrollo de un embarazo de manera habitual dependerá del organismo de la mujer receptora.

Share This

PopUp FEC

Enviando...