Es sabido que conforme la edad de la mujer avanza, sus posibilidades de ser madre de forma natural disminuyen, esto sucede porque los óvulos, con la edad, disminuyen en número y calidad, generando menos embarazos, más abortos, y un mayor porcentaje de anomalías en los niños nacidos.

Hoy en día es posible plantearse una vitrificación o congelación de óvulos antes de que la fertilidad empiece a disminuir. Esta decisión se puede tomar de forma temprana, con el objetivo de que la probabilidad de ser madre, en un futuro, no se vea limitada por el tiempo que hemos decidido darle al estudio, o a otros proyectos profesionales o de vida.

La vitrificación te permite conservar tus óvulos, en un laboratorio, con la calidad y características de la edad que tienes al congelarlos. A partir de esto tú podrás decidir cuando ser madre, sin sentir la presión que puede generar, sobre tus relaciones afectivas o tu trabajo, saber que cuanto más esperes a quedarte embarazada más difícil lo vas a tener.

La vitrificación de ovocitos la realizan los ginecólogos y biólogos expertos en reproducción, ya que son especialistas en los procesos necesarios para congelar tus óvulos ahora y para utilizarlos después.

El proceso de vitrificación de ovocitos, es sencilla, y se divide en dos procesos, la obtención de óvulos, y propiamente la vitrificación.

El tratamiento de estimulación hormonal tiene una duración variable en cada mujer dependiendo de cómo sea su respuesta a la medicación. Durante el proceso de estimulación, el ginecólogo comprobará el crecimiento folicular y, en función de cómo sea, podrá acortar o alargar la administración de la medicación así como reajustar su dosis.

Finalmente, cuando la mayoría de folículos hayan alcanzado un tamaño de entre 16 y 18 mm, se realizará la punción folicular para obtener los óvulos es una intervención sencilla en la que, se puncionan los folículos para extraer los óvulos que cada uno contiene en su interior.

El proceso de congelación de óvulos se realiza mediante el uso de unas sustancias denominadas crioprotectores que evitarán que las bajas temperaturas puedan dañar la célula.

Cabe mencionar, que a partir del día siguiente puedes tener una vida completamente normal.

Con este proceso aseguras la preservación del entre 25 y 30 óvulos durante tiempo indefinido, estudios demuestran de forma sistemática que la tasa de fecundación de los óvulos vitrificados es prácticamente idéntica a la de los que acaban de ser extraídos del cuerpo de la mujer. La vitrificación, además, cuenta con ventajas añadidas: mantiene intactas las características de los óvulos por tiempo ilimitado.

Puesto que los óvulos como tal no pueden ser regresados al cuerpo de la mujer, es necesario recurrir después a una Fecundación In Vitro, donde se generarán embriones que te permitirán quedar embarazada.

No existen mayores riesgos ni en el proceso de vitrificación, ni en el embarazo cuando decidas que es el momento indicado, al contrario, con esto, puedes asegurar tu futuro como madre, sin sacrificar tu momento actual.

Solicita una cita ahora con nuestros expertos en reproducción humana, pueden explicarte paso a paso el proceso y ayudarte a tomar la mejor decisión.

Share This

PopUp FEC

Enviando...