Lorena y Saúl habían logrado el embarazo de forma natural en cuatro ocasiones, pero ninguno de ellos llegó a termino con un nacimiento.

Los abortos son una complicación frecuente y tienen muchas causas, ocurren en mire un cincuenta y setenta por ciento de las concepciones, incluso antes de que la mujer siquiera sepa que estuvo embarazada y cerca de un quince por ciento de los embarazos que llevan un desarrollo mayor también terminan en aborto.

Pocos lo sabemos, pero está comprobado científicamente que entre el 60 y 70 porciento de los abortos se deben a problemas genéticos. Dichos problemas pueden originarse tanto en el hombre como en la mujer, esto ocasiona un error en las primeras divisiones celulares del embrión, y la selección natural previene con el aborto el nacimiento de este bebé con posibles malformaciones congénitas.

Es importante aclarar, que aunque los padres puedan ser portadores de alguna anomalía, puede no observarse o tener ningún indicio en ellos, en otras palabras, hablamos de un problema oculto que no se manifiesta en ellos directamente.

También debemos destacar que no todas las parejas que presentan un problema genético tendrán concepciones anormales, en un veinte porciento de los casos resultaría genéticamente normal.

Cuando una pareja ha sufrido recurrentemente de pérdidas, recomendamos realizar un estudio genético pre-implantacional donde podemos analizar al embrión a un nivel cromosómico-genético antes de transferirlo a la cavidad uterina.

Lo que si bien, no garantiza un embarazo a término, ya que el factor naturaleza siempre está presente, si nos garantiza que el embrión esté saludable y aumentemos un poco las posibilidades de desarrollo del mismo, sin que factores adicionales, como la edad de la madre puedan afectar.

Rate this post

Pin It on Pinterest

Share This